Celebra UNAM Día Nacional de los Jardines Botánicos a puertas abiertas con 5 mil visitantes

abril 24, 2016 Nacionales Tecnología

Ciudad Universitaria. A puertas abiertas, la Universidad Nacional Autónoma de México celebró con cerca de 5 mil personas: familias, estudiantes, académicos y público en general, el Día Nacional de los Jardines Botánicos.

Fue este sábado 23 de abril, en el Jardín Botánico (JB) del Instituto de Biología, donde se festejó la jornada en su onceava edición con el lema Jardines Botánicos, Biodiversidad y Desarrollo Nacional.

“La idea central de celebrar este día es mostrar una pequeña fracción de la vasta diversidad biológica que tiene nuestro país, así como la riqueza cultural que existe sobre el uso, manejo y percepción que tienen los mexicanos de su flora”, informó Jorge Nieto Sotelo, jefe del JB.

Al inaugurar los festejos, el investigador universitario especificó que México, además de ser uno de los pocos países considerados megadiversos en cuanto al número de especies silvestres que contiene, también es parte del reducido número de naciones consideradas centros de origen para especies silvestres.

Por si fuera poco, abundó, es catalogado como un centro de origen Vavilov, que se refiere al aún más reducido número de naciones en donde se han domesticado la mayor cantidad de cultivos.

Con una afluencia atípica en el JB, los visitantes disfrutaron la gama de 60 actividades ofertada: dinámicas para niños, adultos mayores, lo mismo talleres, rallies, exposiciones, demostraciones, visitas guiadas, así como conferencias, proyección de videos y una muestra gastronómica.

El JB de la UNAM es el segundo más antiguo y el más importante de México, tiene relación con los principales jardines botánicos del mundo y cuenta con una colección de plantas de 7 mil ejemplares pertenecientes a mil 200 especies biológicas.

Esto da pie a las Hojas verdes que escribió el poeta chiapaneco Jaime Sabines en ¿Has visto cómo crecen las plantas?

“Al lugar en que cae la semilla acude el agua: es el agua la que germina, sube al sol. Por el tronco, por las ramas, el agua asciende al aire, como cuando te quedas viendo el cielo del mediodía y tus ojos empiezan a evaporarse”.