Exigen vecinos demoler “pisos de más” del edificio ilegal de Arne

junio 23, 2017 Asociación de Colonos Lomas

Ciudad de México. A un año de que el Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (INVEA), clausurara el edificio de Arne aus den Ruthen, ex city manager de la Delegación Miguel Hidalgo, vecinos de la zona exigieron a la autoridad delegacional demoler los pisos de más que dijeron, fueron ilegalmente construidos bajo el amparo de Xóchitl Gálvez.

Los vecinos, encabezados por el secretario de la mesa directiva del Consejo Ciudadano de  Miguel Hidalgo, Julio César Higuera, partieron el pastel del “edificio de la impunidad”, así lo llamaron, en medio de un mitin organizado frente al inmueble ilegal  en la calle Gral. Tiburcio Montiel 16 y 18, colonia San Miguel Chapultepec.

Julio César Higuera vecino de la colonia San Miguel Chapultepec, dijo que “partir el pastel del edificio de la impunidad es un acto para que no se le olvide a nadie, y menos a los vecinos, que hace más de un año, gracias a una denuncia de colonos, fue clausurado el edificio de Arne”.

Aseguró que Arne incurrió, durante todo el tiempo que fue funcionario, en conflicto de interés y abuso de autoridad, porque estaba bajo su resguardo y manipulación el expediente del edificio de su propiedad y aprovechó para quebrantar el uso del suelo, construir cientos de metros cuadrados sin permiso y no manifestar las modificaciones estructurales y arreglos que hacía al inmueble.

Señaló que el reglamento de construcciones de la Ciudad de México es muy claro en su artículo 125, porque establece que los derechos adquiridos para un inmueble, prescriben al momento que se deje de ejercer el uso de suelo de que se trata, y el edificio de Arne llevaba en supuesta remodelación varios meses.

“Lo más grave de todo esto, es que la misma jefa delegacional de Miguel hidalgo, Xóchitl Gálvez, fue cómplice, coadyuvó y cubrió a Arne  y se negó a verificar el inmueble y a resguardar el expediente en la Contraloría General, se puso del lado de la ilegalidad y le dio la espalda a los ciudadanos”, acusó el vecino.

Denunció que la delegada Gálvez también incurrió en conflicto de interés, obstrucción de autoridad y uso indebido de atribuciones y facultades, “porque tuvo el descaro de acudir al edificio antes de ser clausurado y dentro de él declaró, públicamente, que no había ninguna irregularidad, y que solo tenía 6 pisos, aunque como ustedes pueden ver tiene ocho niveles”.

Por su parte Domingo Reyes López vecino de esa colonia dijo que hasta hoy, a pesar de que se lo solicitamos los vecinos la señora Gálvez se niega a demoler el inmueble de su ex city manager.

Consideró que la actuación de Arne y Xóchitl en este caso, donde defendieron a muerte la ilegalidad en la colonia San Miguel Chapultepec, demostró que la máxima autoridad delegacional pasa por encima de los intereses vecinales y de la ley, cuando se trata de proteger a sus amigos y colaboradores.

Los vecinos exigieron a la delegada que sea pareja con la aplicación de la ley y así como presume que tira los pisos que se construyen fuera de norma, verifique el inmueble de Arne y derribe los pisos que le sobran al edificio.

Coincidieron en que la defensa del edificio de Arne ha sido uno de los actos más descarados, evidentes y flagrantes de corrupción e impunidad cometidos con la complicidad de la actual delegada y los funcionarios que llegaron a gobernar con ella.

Finalmente los vecinos advirtieron que el edificio de Arne no es el único caso de violaciones a la ley por parte de la autoridad delegacional, “otros vecinos están padeciendo el autoritarismo de esta administración delegacional, como los de Polanco, a quienes les abrieron arbitrariamente y con un documento falso el restaurante Pujol en medio de una zona eminentemente habitacional”.

Aene 2